Warning: Parameter 1 to wp_default_styles() expected to be a reference, value given in /homepages/24/d371489434/htdocs/psoe/actualidad/wp-includes/plugin.php on line 601

Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /homepages/24/d371489434/htdocs/psoe/actualidad/wp-includes/plugin.php on line 601
Portada » Actualidad, Artículos de Opinión

El aborto sí es asunto nuestro

Imprimir
[Publicado en Actualidad, Artículos de Opinión el 20 marzo 2014]
El aborto sí es asunto nuestro

Tomás Elorrieta Jove. Secretario General del PSOE de El Ejido

Estupor y tristeza son las dos emociones que me produce el nuevo intento de la derecha, incluyendo al alcalde de El Ejido, de quebrantar los derechos de las mujeres por medio de la reforma de la ley del aborto. Estupor y tristeza. Y también vergüenza… Y también ganas de luchar con todas las armas dialécticas y democráticas que están a mi alcance para que esa reforma, hipócrita y retrógrada donde las haya, no salga adelante.

Al parecer, los señores de la derecha (y digo señores porque es un hecho que han consultado a pocas señoras para plantear esta reforma) consideran que las mujeres no deben decidir sobre algo tan personal como cuándo y de qué manera ser madres. Ellas, que son las que gestan, paren y crían, o solas o acompañadas, no deben decidirlo. Esa decisión deben tomarla unos señores (que no señoras) de traje y corbata, de mi edad o mayores, y que dudo mucho que sepan lo que es sacar adelante a una familia con dificultades económicas o de cualquier otro tipo. Según estos señores (insisto, solo señores), las mujeres no pueden tomar la decisión de interrumpir su embarazo (el suyo propio, el que experimentan en sus carnes) cuando el feto tenga malformaciones, o cuando su situación económica o personal aconseje no traer al mundo a una criatura que no va a contar con lo mínimo e imprescindible para desarrollarse de forma adecuada. O, simplemente, cuando consideren que no es su momento para ser madres.

No, según esos señores (que no señoras), un embarazo no se puede interrumpir nunca, se viva en las circunstancias que se viva. Porque, al fin y al cabo, ¿desde cuándo una mujer puede decidir sobre su cuerpo? ¿Qué se han creído las mujeres que son? ¿Acaso piensan que son personas libres, independientes y con derecho a disfrutar de su propia vida y a decidir sobre su intimidad? Si no quieren tener hijos, deben pensar ellos, que renuncien al sexo, como han hecho toda la vida las personas de bien que hacen las cosas como Dios manda. Como hacen, de cara a la galería, esos señores de traje y corbata (que no señoras), que son personas de bien y hacen las cosas como Dios manda… Y que se creen con derecho a decidir sobre algo tan íntimo, personal y exclusivamente femenino como el momento propicio para ser madre. Y que estoy seguro de que no renuncian a nada, ni al sexo ni, por supuesto, a la interrupción voluntaria del embarazo, cuando las afectadas por este problemilla son las mujeres de su entorno. Solo que, en ese caso, la cosa se suele resolver con discreción, sin que nadie se entere. Y, evidentemente, obviando la sanidad pública, no vaya a ser que algún conocido se entere y dejemos de parecer personas de bien que hacen las cosas como Dios manda…

En todo esto, se percibe cierto tufillo rancio, cierta nostalgia de tiempos mejores para algunos, en los que las mujeres tenían que pedir permiso a padres o esposos para abrir una cuenta en el banco, o para hacerse el pasaporte, o para poner un negocio, o para vender una propiedad… Eran buenos tiempos para algunos. Pero no para todos. Y mucho menos, para ellas.

Los señores de la derecha en su ramificación ejidense no se diferencian demasiado de los señores de la derecha que están estudiando cómo hacer que los derechos de las mujeres retrocedan unas cuantas décadas en el tiempo, hasta instalarse en épocas de infausto recuerdo. Estos señores de la derecha de aquí consideran que el Pleno del Ayuntamiento de nuestro pueblo no es el lugar apropiado para debatir una moción sobre la reforma de la ley del aborto.

En el Pleno del Ayuntamiento de El Ejido no se debe hablar de esas cosas, dicen ellos. Ni siquiera se debe hablar de ellas en el Consejo de la Mujer, presidido, al igual que el Pleno, por el alcalde. A las mujeres de aquí no les interesa la ley del aborto, deben pensar ellos. A las mujeres de aquí no les preocupa que unos señores de traje y corbata de Madrid (que no señoras) quieran quitarles de un plumazo un derecho que está ya consolidado en nuestra sociedad, deben opinar ellos.

Los socialistas de El Ejido, afortunadamente, ni somos ni opinamos como ellos. Y aunque ellos persistan en rechazar este debate en el Pleno municipal, nosotros seguiremos insistiendo para que se produzca. Porque ni el estupor, ni la tristeza, ni la vergüenza que nos produce a los socialistas de El Ejido este nuevo intento de la derecha de quebrantar los derechos de las mujeres nos impedirán continuar luchando con todas las armas dialécticas y democráticas que están a nuestro alcance para que esa reforma de la ley del aborto no se produzca jamás. Y es que, le guste o no a la rancia y trasnochada moral de los representantes de la derecha, incluyendo al alcalde de El Ejido, el aborto sí es asunto nuestro.

  Noticias relacionadas...